Sentencia del Orbe I

Posted by Renzo Donovan | Posted in | Posted on 11:27


E iba cayendo del monte aquel esférico oscuro,
víctima constante de las rocas en el camino.
El cielo despejado y diáfano contemplaba a lo lejos
el nacimiento de una negra y misteriosa esfera.

Esférico oscuro, cada paso tuyo
absorbe el aire de nuestro insignificante orbe.
Cada paso tuyo, te conduce a una desbocada
perfección que devora el viento sin medida…

Y paria el monte a un hijo con desprecio,
mientras sin esperanzas mi alma observaba
cómo al nacer a aquellos señores engullía.
Lino fino, y cuero hermoso convertidos en sangre
¡Come, come! Nadie te frena. Goza.

Esférico oscuro, tu cuerpo va cayendo
y la pendiente lo soporta, mas se acrecienta
tu hambre, pues no te sacia la sangre y el pánico
de estas mundanas y tristes almas.

Y no soportaban mis ojos el dolor de aquellos
malditos que atrapados en la esfera, gemían.
Palidecían sus rostros, y sus ojos
regados en el monte adornaban el camino

Esférico oscuro, venciste, ahora me posees
Has devorado ya hasta las sienes
y has convertido al mundo en una inerte masa
para burlarte de ellos y de mi por siempre.

Comments (0)

Publicar un comentario